¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

A partir de ciertos descubrimientos científicos que tuvieron lugar a principios del siglo pasado, el paradigma mecanicista y materialista por el que hemos entendido la mente como algo separado del cuerpo y el universo como algo dividido en bloques de materia carente por completo de propósito, ha sido finalmente superado. Los científicos observaron, para su asombro, que lo que llamamos materia no está hecha de unidades ínfimas de masa sino de patrones de interconexiones y que su comportamiento varía según la perspectiva del observador. Esto nos ha llevado a comprender algo que ya había sido entendido por las filosofías orientales, esto es, el papel que el observador juega en la transformación de la realidad. En virtud de estos descubrimientos, se ha comenzado a observar, también desde la perspectiva jurídica, al universo como un todo, como una unidad en la que todo está interconectado y que no es posible fragmentar.

Esto abre una amplia reflexión acerca de conceptos jurídicos como fronteras, lindes que demarcan la propiedad privada, individuos que defendemos nuestra libertad entendiéndola como algo limitado y amenazado por la libertad de los demás, contratos que constituyen auténticos campos de batalla entre partes separadas por fuertes muros defensivos, etiquetas que se proponen sujetar a las fuerzas de la naturaleza bajo la hegemonía de un estado, el entendimiento de la naturaleza como un conjunto de recursos susceptibles de ser explotados por el hombre y en definitiva, se cuestiona una ciencia jurídica en la que se apoya nuestra visión antropocentrista del cosmos.

El concepto y el modo de entender el derecho que llamo Derecho Cálido, forma parte de un movimiento que está teniendo lugar alrededor del mundo en el que participan profesionales del derecho con una visión holística del pensamiento jurídico, del estudio del Derecho, de la práctica de la abogacía y del ordenamiento jurídico.

 

Se le conoce con el nombre de Movimiento Integrativo del Derecho (The Integrative Law Movement) y está formado por innovadores del área legal que aportan muy diferentes perspectivas hacia un desarrollo y una visión del Derecho más ecológica y sostenible, acorde con las necesidades tanto de la sociedad, de las personas, de los habitantes no humanos del planeta y de la Tierra, nuestro hogar.

J. Kim Wright, abogada, escritora, coach y autora de 'Lawyers as Peacemakers' y de 'Lawyers as Changemakers, the Global Integrative Law Movement' lidera el movimiento y se encarga de agrupar todas las iniciativas bajo el mismo paraguas y de ponernos en contacto, haciéndonos ver que somos muchos los que trabajamos por esta transformación.

Kim, nos lanza la pregunta: '¿Qué ocurriría si las abogadas y abogados fueran pacificadoras, alguien que resuelve problemas y sanadoras de conflictos?' Ella misma lo explica en el vídeo que encuentras más arriba.

Para más información puedes descargarte el pdf escrito por J. Kim Wright en el que explica el alcance y las diferentes áreas que están emergiendo dentro del movimiento alrededor del planeta.